Sácale más partido a tu web

¿Es para ti internet una fuente de clientes nuevos, o mantener la web de tu empresa es un gasto y un problema?

. Muchos han oído que internet es una excelente manera de hacer dinero o de aportar nuevos clientes a un negocio. ¡Y es cierto! El problema es que la tecnología avanza muy rápido y es muy difícil conocer y saber manejar las herramientas adecuadas para lograr éxito con una web. Además no es una tarea puntual. Es necesario mantener una rutina para empezar a observar los resultados. ¡Y estar al día con los avances!

Un sitio web efectivo requiere un esfuerzo diario: igual que levantarse cada mañana para abrir la persiana de tu negocio. ¿Crees que tu empresa hubiera funcionado alguna vez si abres un día sí, dos días no, luego cierras una semana y así sucesivamente?

Algunos consideran una web como un catálogo de los productos y servicios que ofrece su empresa y que sirve, a su vez, para transmitir una buena imagen del negocio.

Utiliza tu web como un canal de comunicación con tus clientesPero en realidad, una buena web debería ser un canal de comunicación con tus clientes mediante el cual estar en contacto continuo con ellos y ofrecerles tus consejos como buen profesional, a la vez que ellos te transmiten sus inquietudes y necesidades para que les ofrezcas ideas y soluciones. Este tipo de relación es la que genera más clientes satisfechos.

Pero, habrá quien piense: “¡Bastante trabajo tengo yo con mi actividad para dedicar mi tiempo a esto de internet!” Generalmente, el empresario que piensa así suele tomar alguna de estas decisiones:

“No tener página web”

La verdad es que no todos los negocios necesitan tener web para funcionar bien. Sólo debe preocuparte si tu negocio no es uno de esos, si tu competencia sí que la tiene, o si no te importa perder el volumen de negocio que te aportaría internet porque ya ganas bastante. No olvides el riesgo de quedar obsoleto, de que otros se te adelanten y “enamoren” a tus clientes o de que termines teniendo que hacerlo de todas formas para mantener tus ventas cuando todo esto te venga “todavía más grande”.

“Pedir a algún conocido que le haga una”

Este es uno de los errores más frecuentes. Un primo que estudió informática. El hijo del vecino que es diseñador gráfico. Uno se adentra en estos mundos misteriosos por aquello de que “me lo hará bien y barato porque es conocido”, o “se lo podré ir pagando poco a poco”. No te engañes ¿Dejarías tu negocio en manos del hijo del vecino si tuvieras que ausentarse durante un año? Cientos de miles de webs “en construcción” demuestran esto.

“Contratar a expertos aunque sean caros”

Hoy en día, todo avanza tan rápido que es muy difícil encontrar auténticos expertos que lo sean en todas las áreas necesarias para lograr una web de éxito y que además se mantengan bien actualizados. Muchos lo son, pero otros aprovechan el desconocimiento del cliente para ofrecerle “una web con un diseño espectacular y la última tecnología” y, claro, eso suena genial. Pero no lo olvides: el objetivo de una página web es ser rentable. Para ser resolutivos, no es necesario ser expertos en todas las áreas, ni gastarse un dineral. ¿De qué te serviría una web preciosa y moderna, pero sin ninguna visita?

“Hacérsela él mismo”

Nosotros comenzamos así y, hoy en día, aquí nos tienes. Hemos hecho de ello nuestra actividad. No somos los mejores, porque la verdad es que hay auténticos genios en cada una de las áreas web: Diseño, programación, desarrollo de contenidos, marketing en buscadores, estrategia en social media, gestión de campañas… Pero lo cierto es que hemos aprendido mucho, y gracias a ello somos prácticos, funcionales y, sobretodo efectivos. Podemos enseñarte a hacerte la tuya o hacerla nosotros y enseñarte entonces a sacarle partido en tu día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *